dimarts, 20 d’abril de 2010

Mentirosa, mentirosa.


Salí a cantar con la chaqueta puesta,
sin cinturón pero con corazón.
Comenzaré con sólo una viñeta,
sin referencias ni explicación.

Podré sonar en todas las frecuencias
de toda Hispanoamérica.
La más mordaz: la confianza ciega
de toda mi mecánica.
Sólo es cuestión de una mirada,
un gesto, un guiño, una señal.
Sin descuidar las frases que me lanzan,
cierra los ojos y dime que da igual.
Podré decir que todo era mentira,

que todo ésto es sólo un error.

Y tú podrás decir que no te afecta,

que ésto no es la realidad.

No negaré que a veces duela.
Ell mundo es un pañuelo
y todo se puede cruzar.
No por más tirar de las palabras
vamos a tener más suerte;
y es que...
Puede que esté bastante avergonzada
y no lo voy contando por ahí.
Con la vergüenza empiezan los problemas.
Canciones que pienso escribir.
Podré soñar con todas las secuencias
rodadas en Panavisión.
Y el corazón me lanzará una mueca,
un reflejo sintomático.
Podré decir que todo era mentira,
no había nadie para comparar la situación,
igual diré que es una coincidencia,
que no tengo nada que ver, nada que perder
y algo que ganar si me sale bien.
Nada que perder.

Podré decir que todo era mentira,
y no había nadie para comparar la situación.
Igual diré que es una coincidencia,
que no tengo nada que ver, nada que perder,
y algo que ganar si me sale bien.

Nada que perder.

Ivan Ferreiro en aquestos dies d'espectacle.

1 comentari:

Paco ha dit...

M'agrada molt la foto d'aquest post.

Així m'agraden les fotos, la llum és brutal, sempre per al meu gust, clar.

besets.